Wednesday, January 6, 2010

Ahora una fractura! = Investigación policial por negligencia.

Nuevamente tuve que llamar al 911 el pasado 28 de Octubre, cuando Miguel, sí, el mismo sobreviviente de la succión del drain de la piscina, se cayó de la barra más alta del playground partiéndose su brazo izquierdo. Fractura de Radio y Cúbito. Que impresión tan horrible tuvimos Julio y yo al verle la mano por un lado y el resto del brazo por otro... No parabamos de gritar y llorar...

Al igual que el día del accidente de la piscina, esto sucedió un miércoles y a la misma hora: 6 de la tarde y por casualidad el bombero que vino en nuestra ayuda, fue el mismo que vino el día de la piscina. Qué coincidencia! "Hola te acuerdas de nosotros?".

Claro inmediatamente esto fue reportado a la policía. Llegaron al día siguiente golpeando la puerta como si la fueran a tumbar. Una mujer policía y otra de la oficina de Child Protection de Broward County, me interrogaron a mi y a mis hijos por separado sobre lo sucedido. Abrieron la nevera, la despensa, caminaron por toda la casa, buscando muestras de maltrato infantil o qué se yo!...

Nunca antes había experimentado la sensación de sentirme acusada por la ley!

Como yo estaba dentro de la casa cocinando mientras ellos jugaban, inmediatamente fui catalogada de negligente y una investigación tenía que ser abierta por esto y por la cercana coincidencia con el accidente de la piscina. Lo que no vieron fue que desde dentro, puedo ver a mis hijos jugando en el patio de su casa y que en el accidente de la piscina los niños estaban siendo supervisados.

Esto de la investigación no lo supe sino hasta una semana después cuando un detective de la policía se presenta en mi casa para informarme que alguien anonimamente me había reportado. Pensé en mis vecinos, amigos, en todo el mundo y no podía creer que alguien pudiera atraverse a tacharme de negligente, justo ahora que no salgo de mi casa y más tiempo le estoy dedicando a mis hijos.

Al final de nuestra conversación reconoció que la persona anónima fue una de las dos mujeres que habían venido antes a interrogarnos. Me sentí mejor. Pero sólo por un momento, hasta que el detective dijo que si llegase a pasarles algo nuevamente a cualquiera de mis hijos, la policía iba a considerar quitarmelos. ("remove them").

Entré en pánico total, pues con la inquietud que mi par de angelitos mantienen, cualquier cosa es posible, especialmente con Miguelito, quien se empeña en demostrar cada vez que puede que mamá no tiene la razón y que a él no le va a pasar nada.

Gracias a Dios ya el detective se ha dado cuenta que no fue caso de negligencia y la investigación probablemente será cerrada si le hago un par de arreglos de seguridad a la casa. Eso espero.

Esta historia la cuento en mi blog con el objetivo de que cada padre o madre que la lea, haga sus propias evaluaciones sobre qué tan seguros y/o supervisados están sus hijos y no olviden que tan delicado es el tema de la seguridad de los niños para las leyes en este país.

A través de un amigo me enteré del caso de una niña que se la quitaron a sus padres, porque mientras jugaba entre las matas, se rasguñó sus partes íntimas con una rama, pues la nena llevaba un vestido. En su buena fe, los padres la llevaron al hospital para asegurarse de que todo estuviera bien y no se le fuera a infectar la herida. Inmediatamente el doctor los reportó a las autoridades y hasta que le hicieron todas las pruebas médicas suficientes para comprobar que no era abuso, la niña fue devuelta a su hogar.

Siempre van a pasar accidentes y cosas inesperadas. Los niños son niños, etc. Sin embargo una extra revisión a su seguridad no está de más.

Claro siento que me estoy yendo al otro extremo, pues estoy cuidándolos más que si tuvieran 2 años y ya no los dejo salir al playground si no estoy yo en frente y la actividad física está bastante restringida, etc.

Por ahora si tiene que ser así, así sera.

No comments:

Post a Comment